Archivo del Mes: enero 2019

COMPORTAMIENTO INFANTIL. MEJOR PREMIAR QUE CASTIGAR

Por: Inés Ussia de Bescós

Máster en Psicología Clínica
Psicóloga General Sanitaria

 

Cuándo un niño hace algo mal tendemos a castigarle para que no vuelva a repetirlo. Y el castigo es necesario y eficaz bien aplicado y en algunas situaciones. Pero hay estrategias aún más eficaces y positivas para la modificación de comportamiento de nuestros hijos.

LAS ANTICIPACIONES NEGATIVAS: PREPARARME PARA QUE ALGO VAYA MAL

Por: Inés Ussia de Bescós

Máster en Psicología Clínica
Psicóloga General Sanitaria

Una de las cosas que peor manejamos las personas es la incertidumbre. Nos genera mucha inquietud, no saber qué ocurrirá, y si las cosas irán bien. Por eso tendemos a intentar tener bajo control todo lo que nos ocurre y, como no, lo que nos ocurrirá.

CUANDO EL APEGO ENTRA EN LA ESCUELA

Por: Alma Levi

Psicóloga. Master en Psicología de la Educación
Almalev8@gmail.com

 

EL VÍNCULO

Todo ser humano tiene la necesidad de amar y ser amado. Anhela sentirse seguro, cómodo, con relaciones afectivas estables sobre sí mismo y su medio ambiente. Los niños más pequeños se dan cuenta de nuestros gestos, tanto de nuestra comunicación corporal como del significado de los tonos de voz, expresiones faciales, y de la cercanía física. Para desarrollarse intelectual, emocional, social y moralmente, el niño necesita, en cada una de estas áreas, gozar regularmente y durante un largo período de su vida de un vínculo afectivo fuerte, cercano, recíproco y estable, el cual desempeña una función muy importante en su bienestar.

¿MI HIJO ES ADICTO A LA TABLET?

Cada vez es más frecuente observar a niños pequeños (y a veces incluso a bebés) tener contacto con dispositivos móviles. Las tecnologías suponen, desde el punto de vista del desarrollo, una oportunidad para avanzar pero también un riesgo para el retroceso o para ciertos peligros. Desde el primer contacto de los más pequeños con tablets, ordenadores, o los teléfonos de sus padres, estos aparatos transforman su realidad, su cerebro y sus capacidades. Si bien es cierto que hay cada vez más personas que consideran estas tecnologías como una buena manera de aumentar la estimulación de los niños en edades tempranas, también hay un número cada vez mayor de personas que dan la voz de alarma acerca de los peligro de su abuso. El diseño intuitivo de los dispositivos electrónicos así como la cantidad de actividades que pueden realizar en ellos, refuerza el deseo de los más pequeños por utilizarlos siempre que es posible. Esta situación puede llegar a convertirse en un problema muy serio si no les enseñamos a regular el tiempo y el uso de móviles y tablets, generando problemas de adicción a los mismos.